Personaje de "La fiesta de las salchichas"

Traducciones cinéfilas (I): La fiesta de las salchichas

Comenzamos una serie de entradas sobre la traducción cinematrográfica, una de las especialidades más cotizadas dentro del mundo de la traducción, con una película de sugerente título y argumento surrealista.

 

A mi amiga Azahara, que de tan observadora que es podría hacer de Supervisora Script —ya sabéis, esa persona que se encarga en los rodajes de vigilar la continuidad entre plano y plano—, le llamó la atención cierta traducción extraña en el último tráiler de La fiesta de las salchichas (Sausage Party, C. Vernon, G. Tiernan), que se estrena en España el 7 de octubre de 2016.

 

La (sádica) trama de esta película de animación, de los guionistas de Supersalidos (2007) y Superfumados (2008), trata sobre la vida de los alimentos que escogemos en el supermercado y acaban en nuestros hogares. ¿Saben éstos que su finalidad es ser devorados?

 

Por cierto, el tráiler ha dado mucho que hablar, ya que se estrenó en Estados Unidos acompañando a la película Buscando a Dory. Esta otra animación no comparte en absoluto el público objetivo de la película de Pixar y Disney, pues su «cachonda mala leche» es, por supuesto, para un público más maduro, lo que generó un gran alboroto entre los padres que acompañaban a sus hijos a ver pececillos en el mar.

 

Si queréis entender el porqué de tanto revuelo, aquí tenéis el tráiler en español:

 

 

¿Habéis notado algo extraño, además del curioso y «para nada erótico» formato de los panecillos de Hot Dog? Lo admito, yo tampoco me di cuenta de nada. Pero mi perspicaz colega Azahara necesitó volver a ver el vídeo para asegurarse de que lo que había escuchado la primera vez era cierto.

 

En su momento de nirvana antes de ser despellejada, allá por el minuto 0:53, la simpática patata canta “Al corro de la patata, comeremos ens…”. Y aquí viene la máxima contradicción del tráiler. Entendemos que como buen tubérculo, la patata cante una canción popular que invoque a su ser. Pero… ¿«comeremos ensalada»?

 

Punto número 1: ¿los alimentos comen?

 

Punto número 2: si la comida desconoce su porvenir… ¿por qué sí conoce y canta el de la ensalada?

 

Algo no cuadra. O bien se nos escapa información que comprenderemos una vez se estrene la película (que todo puede ser), o bien alguien no ha podido encontrar mejor fórmula para salvar el doblaje que la canción de El Corro de la Patata.

 

En su ansia de investigación, —sí, ella investigaba, yo solo me he dedicado a transcribir resultados— mi amiga decidió ver qué cantaba la patata en la versión original del anuncio.

 

Aquí lo tenéis:

 

 

Así es, señores. Lo que canta la patata es «The pipes, the pipes are calling…», haciendo referencia a la antiquísima y popular canción irlandesa Danny Boy, escrita por Frederic Edward Weatherly en 1910. Ni corros ni ensaladas. La patata, aunque es originaria de América, se trata de un producto muy recurrente en toda Europa pero, en especial, en Irlanda. De hecho, este país sufrió entre los años 1845 y 1849 la llamada «Gran Hambruna», ocasionada por la escasez de cultivos de patatas en buenas condiciones. De manera que os podéis imaginar cuán importante eran —y siguen siendo— los tubérculos para la alimentación del país.

 

Aquí tenéis al grupo irlandés Celtic Woman interpretando la canción original:

 

 

Volviendo al Hollywood animado, comprendemos que los traductores hayan decidido cambiar la canción, pues en España la mayor parte del público seguramente no la conoce o no llegaría a asociarla con la patata. Como sabéis, los referentes usados en películas o series de humor tienen que ser fáciles de comprender. Por ello, con toda seguridad, en la adaptación del tráiler al español se ha optado por cambiar la melodía por algo más castizo y vinculado a la papa. ¿Pero acaso no es confuso que una patata cante que «comerá ensalada»? ¿Saben las patatas que hay ensaladas de patata? El Corro de la Patata nunca nos había provocado tantas incógnitas.

 

Una solución inteligente, propuesta por la propia observadora, sería sustituir «comeremos ensalada» por «nos iremos de acampada», por ejemplo, lo que hubiese evitado todo este embrollo sin alterar demasiado la referencia. ¿Qué os parece?

 

De cualquier forma, y aunque en este caso se trata de un matiz muy pequeño, la traducción del humor es algo muy serio. Si no quieres patinar en la traducción de tu vídeo promocional, material comercial o cualquier otro documento, ponte siempre en manos de profesionales.

Alberto Richart About the author

Cinéfilo, seriéfilo y apasionado de las redes sociales. Todoterreno en el sector audiovisual: lo mismo te escribo una crítica de cine que te hago de Script. Me siento cómodo en cualquier conversación que incorpore referencias frikis. ¿Sabíais que todo en esta vida es comparable a un capítulo de "Los Simpsons"?

No hay comentarios

Deja un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies